Hace tiempo que aprendí que te definen más tus preguntas que tus respuestas.

Y por eso me gusta el Design Thinking. Aplicado a la resolución de problemas te ayuda a plantar los interrogantes correctos.

[Design Thinking: metodología que se enseña en universidades como Stanford, Harvard o MIT y que consta de cinco fases: (1) Empatizar, (2) Definir, (3) Idear, (4) Prototipar y (5) Testear.]

Airbnb se cuenta como un caso de éxito de esta metodología.

En una fase inicial vieron que los 40 anuncios que tenían publicados en la ciudad de Nueva York no generaban ninguna conversión. Se planteaban cerrar. Pero unos de los fundadores, Joe Gebbia, invitó a sus socios a salir de detrás de la pantalla e intentar comprender porqué eso estaba sucediendo.

Fue hablar con sus usuarios (Empatizar) lo que les llevó a entender que el problema (Definir) era que las fotos que los propietarios estaban subiendo eran de ínfima calidad. Esto generaban desconfianza a los huéspedes potenciales.

Su solución: coger un vuelo a NY, contratar a un fotógrafo profesional e ir una por una, a todas las casas. Colgaron las nuevas fotografías en la web y, en una semana, pasaron de 200 a 400 dólares semanales. Y lo demás…pues es historia.

Empatizar les permitió Definir el problema real.

Por ejemplo: si la población de Barcelona se siente abrumada por el turismo, no es lo mismo plantear que lo que quieren los barceloneses es seguridad (cívica), que comprender que, en el fondo, lo que quieren es «sentirse en casa».

  • ¿Qué solución propondrías a Barcelona si crees que la población local solo quiere más seguridad cívica?
  • Y, ¿qué soluciones propondrías a Barcelona si sabes que, en realidad, lo que sus habitantes quieren es «sentirse en casa»?

¿Se te abre un abanico de más y mejores soluciones con la segunda pregunta? A mi sí.

Por eso, mi reflexión empresarial de esta semana es recordar que – cuando se recibe una solicitud (ya sea de un cliente, un trabajador o un inversor)- se debe poner el foco en EMPATIZAR para DEFINIR bien la necesidad real y así ofrecer, siempre, la mejor solución.

¿Cómo lo ves?

¡Gracias por estar aquí! Seguimos muy cerca.

– Verónica Ferrer, Consultora en Pitaya Business.