¿Por qué (a veces) priorizamos éxitos inmediatos a recompensas futuras?

Quería saber por qué.

Encontré la respuesta en las tesis de economía conductual Richard H. Thaler y Daniel Kahneman (Premios Nobel de Economía 2017 y 2002 respectivamente). La  esencia de su teoría es que las personas no son seres plenamente racionales y que esa racionalidad limitada afecta al comportamiento de los mercados

Así que descubrí que priorizamos éxitos inmediatos a recompensas futuras por un sesgo conductual muy común  llamado: descuento hiperbólico (propensión a elegir recompensas más pequeñas o inmediatas frente a ganancias mayores y alejadas en el tiempo).

El descuento hiperbólico se suma a otros sesgos que, según los investigadores,condicionan las decisiones financieras. El periodista David Fernández los sintetizó en un artículo llamado Gimnasia mental para triunfar en Bolsa.

Los recupero aquí:

¿Qué sesgos condicionan las decisiones financieras?

– Exceso de confianza
– Ilusión de control
Confirmación: buscar solo datos que refuercen nuestra estrategia.
Anclaje: predisposición a dar más peso a la información lograda en primer lugar que a nuevas ideas que la contradicen.
Autoridad: sobreestimar las opiniones de determinadas personas por el mero hecho de ser quienes son y sin someterlas a una reflexión previa.
Predisposición al optimismo
Falacia del coste hundido: mantener una inversión que da pérdidas ante el temor de perder lo que ya se ha invertido.
Efecto halo: predisposición a enjuiciar un producto financiero sobre la base de una única cualidad positiva o negativa que hace sombra a las demás.
– La prueba social: tendencia a imitar las acciones que realizan otras personas bajo la creencia de que se está adoptando el comportamiento correcto.

Me parece interesante porque conocer los sesgos es una herramienta fundamental para tomar mejores decisiones. O, si me permites la redundancia:

Es fundamental para tomar decisiones financieras menos sesgadas. 

¿Cómo lo ves?

Feliz entrada de año y feliz toma de decisiones 2020.

Gracias por estar aquí.

Seguimos cerca,

– Verónica Ferrer, Consultora en Pitaya Business.